Biografía
Dr. Roulan Jiménez Chavarría

La Candidatura a la Presidencia de Costa Rica por parte del Partido Movimiento Social Demócrata Costarricense, está al mando de un hombre que está acostumbrado a cosechar éxitos en los campos en que incursiona gracias al diseño de estrategias bien estructuradas, las cuales fortalece con trabajo, empeño, dedicación y perseverancia.

 

Se trata del doctor Roulan Jiménez Chavarría, hombre de carácter sencillo, y práctico directo, quién se aferra a sus metas e ideas hasta seguir su cometido y está anuente a seguir el consejo de los demás, siempre y cuando lo convenzan de qué es lo correcto.

 

El Doctor Roulan Jiménez es del criterio de qué: los problemas vienen solos, por eso no tengo que buscarlos, pero tampoco me oculto ante ellos.

 

Aplicar esa actitud serena pero firme ante los retos le sirvió para conquistar todas sus metas y llevarlo a colocarse a cabeza del  gremio médico nacional.

Su niñez  y adolescencia

Roulan  Jiménez Chavarría, nació en el  folklórico Cantón de Santa Cruz, Guanacaste, hace 58 años. Su madre Zulay Chavarría Gutiérrez, no dio a luz al futuro médico en un hospital, sino que lo hizo en su casa ubicada en el Barrio Buenos Aires, con ayuda de una partera.

 

El segundo hijo (el primero falleció) de doña Zulay y don Miguel Ángel Jiménez Solano fue recibido por la vida de forma humilde, práctica y sencilla, características que lo acompañan hasta hoy.

 

Debido a compromisos laborales de Don Miguel Ángel, quién se desempeñaba como jefe general de una empresa azucarera, el pequeño Roulan dividió su infancia en lugares como La Guinea y Bolsón hasta afincarse por un tiempo prolongado en Filadelfia.

Podría decirse que su infancia fue normal como la de cualquier infante del lugar, de no ser por el permanente deseo de conocer siempre más allá de lo evidente y realizar esos experimentos curiosos que llamarían la atención de muchos.

Estudios superiores

Una vez finalizados los estudios en el colegio Santa Ana, el doctor Jiménez tuvo el respaldo de sus padres para estudiar medicina en la Universidad Autónoma de Guadalajara, México. Gracias a varios contactos se marchó a tierra Azteca a iniciar sus estudios, no sin antes pasar por un período de adaptación.

Me hospede en el departamento del hermano de un amigo de mi hermana, junto a 2 estudiantes más. Estuve 6 meses durmiendo en una silla de playa porque era el único lugar disponible. Solo sabía lo que me habían enseñado en la secundaria. Estaba ansioso, asustado, pues era mi primera vez en el extranjero, recordó. Pese a circunstancias, no duda en señalar que aquella época ha sido la mejor de su vida.

 

Pese a encontrarse en una nación extraña, el doctor Jiménez Chavarría se amoldo muy bien a la idiosincrasia de esa nación. El mexicano es muy agradable, honesto, sincero, ellos me hicieron sentirme como en mi casa, confirmo.

Conocí mucha gente del Norte de México, los cuáles congenian mucho con mi forma de ser. Ellos son muy directos, abiertos y amistosos, cuándo se trata de poner la línea la ponen sin ningún miramiento, pero cuando te dicen esta es tu casa, es porque lo es, aseguró.

 

Ambientado al territorio Azteca, el doctor Jiménez empezó a descubrir otros intereses aparte de la obstetricia como la la genética en el campo de la manipulación. También nació el deseo de formar una familia, entonces empiezo a contabilizar los años que debía estudiar para alcanzar todo lo que yo soñaba, cayendo en razón de que para cuándo terminará estaría muy entrado en años, por lo que me incline por la familia narró.

En México se unió a una mexicana con quien procreó dos hijas Zulay y Elieth. Influenciado indirectamente por su señor padre, el doctor Jiménez aprovecho la facilidad que tenía para desarrollar aspectos administrativos y de economía, qué lo animó a impulsar algunos negocios en los Estados Unidos mientras finalizaba sus estudios en medicina.

  

Después de 6 años de estudiar en México realicé mi examen profesional de Medicina general y tras conocer el resultado del examen me fui rumbo a los Estados Unidos para hacerme cargo de mis negocios. Para entonces estaba casado con una costarricense.

 

En los Estados Unidos se mantuvo por 5 años y tuvo dos hijos, Velma y Roulan. Me la pasé muy bien allá, pero pensé que mis hijos necesitaban un ambiente diferente y regresé a Costa Rica, no sin antes recoger mi título de Medicina general en México dijo.

De vuelta en Costa Rica

En Costa Rica efectué en el Colegio de Médicos y Cirujanos los trámites para realizar el servicio social. Como si fuera una premonición, ingresar al edificio dijo “Qué bonito ser algún día presidente del Colegio”

 

Realizó el servicio social en el hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, pero su intención era retornar a su natal Santa Cruz.

 

Luego de varias gestiones, concluyo que los traslados en la Caja Costarricense del Seguro Social eran casi imposibles, entonces renunció para planear otra forma de alcanzar su objetivo. 15 días antes de irme, un colega que trabajaba en una empresa azucarera a tiempo completo renunció, entonces tomé el puesto de médico de empresa en la misma, narró el galeno.

Después quedó una plaza vacante en la Clínica de Cartagena y me traslade para allá por 6 meses. Posteriormente me ofrecieron trasladarme a Santa Cruz, una vez conformada el área de salud en Santa Cruz y organicé el servicio de emergencia, de ahí pasé a consulta externa y al EBAIS. Luego sacaron una plaza en propiedad en Santa Cruz, hice los exámenes y gané la propiedad.

 

 

Para unir el interés por la medicina, administración y los negocios, obtuvo una maestría en economía de la salud y otra maestría en administración de servicios de salud.

 

Parecía que para entonces había cumplido con todos sus anhelos, pero aún debía planear una de sus principales conquistas. La idea de ser algún día presidente del colegio de médicos y cirujanos estuvo siempre presente reconoció Jiménez. Confié so que al inicio me seducía por un asunto de ego, después considero que no cualquiera ocupa la presidencia del colegio, pero conforme pasó el tiempo puse los pies en la tierra y caí en lo que realmente significaba,  expreso.

 

El camino a la presidencia empezó a trazarse cuando cierto día fue llamado a ocupar un puesto como delegado del Tribunal de Elecciones del Colegio de Médicos y Cirujanos. Posteriormente fue elegido como delegado de la Junta de Gobierno, le permitió conocer desde adentro el funcionamiento de la institución.

Aunque la presidencia me interesaba, sabía que perdería si me lanzaba en ese momento. Por lo que opte por el puesto de la Fiscalía. Según el galeno, su pasó por la Fiscalía lo aprovechó para atacar el ejercicio ilegal de la profesión, dejando un precedente para que los médicos vieran con hechos que tenía cualidades para dar el siguiente paso, que erala candidatura presidencial.

 

Al anunciar interés por la presidencia varios compañeros acercaron para acompañarlo en la papeleta, pero apegado a su estilo calculador, analizó las cualidades de cada uno y eligió a quiénes consideraban le podrían ayudar más en la contienda electoral.

 

El jueves 18 de diciembre de 2008 el tribunal electoral anuncio que el doctor Roulan Jiménez Chavarría sería el nuevo presidente  del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica para el período 2009-2010. Lo acompañarían en su gestión la doctora Julia Fernández, el  doctor Roy Ledesma y el doctor Manuel Vindas. Esto representa el más grande honor que un profesional médico puede recibir de sus colegas, describió.

Su historia de vida refleja a un ser humano, que desde su corta edad ha sido movido por el deseo de ir más allá de la “normalidad”. Acostumbrado a enfrentar grandes retos; y no solo eso, si no superarlos con hidalguía. Su desempeño no admite casualidades, si no que con disciplina, perseverancia y una meta debidamente trazada cumple sus objetivos. Es una persona que tiene sus raíces en la esencia del ser costarricense, albergando en su interior su idiosincrasia, sus más profundos valores morales, sociales y espirituales que nos caracterizan.